Nunca aprendí a olvidar


Se abrió otra vez mi herida, se me escapó la verdad, es quec en realidad.

Nuevamente estoy aquí, pluma y papel en mano, dispuesta a sacar de mi alma lo excelso y lo mas sagrado.

Tratando de llenar vacíos con mis versos desgarrados, por nostalgias del pasado que mis venas han rasgado.

Volaré hacia la noche y dormitaré en tu regazo, descubriré tu secreto… ese que no me has contado.

Desnudaré mundos vanos de los que ya he escapado, delirando por pasiones que mis sueños han tocado.

Divisaré rostros falsos que a mi vida han llegado, dibujando una sonrisa como aquel que te acaricia.

Solo dejaré un suspiro de mi oscuro y ciego núcleo, para aquel que renunció a mi amor sin compasión.

Teme convertiste en piel, esa que es imprescindible, esa que cuando palpita mi cuerpo todo se agita.

En la orilla de mi silencio estás, observando mi agonía, no te acercas ni te vas, ya eres una pesadilla.

Eres libre… corre… vete… no mires mi corazón, porque luego te arrepientes.

Escrito por Alouqua S.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *